Cuatro generaciones de empresarios avalan la calidad inconfundible
de nuestros jamones y embutidos

desde finales del S. XIX